LA EXISTENCIA A TRAVÉS DEL PENSAMIENTO LIBRE

MARATÓN

Escrito por piensoyexisto 29-04-2010 en General. Comentarios (6)

 

 

 

Los discípulos de Filípides corren por las calles de la ciudad para completar, otro año más, una gesta heroica equivalente a la del guerrero griego que, tras vencer sobre los persas en las llanuras de Maratón, corrió unos 40 kilómetros hasta Atenas para comunicar la victoria a las mujeres. Así no se suicidarían junto con sus hijos, pues los persas habían prometido violar a sus esposas y sacrificar a los niños si ganaban la batalla.

 

Pero, si ya no existe amenaza alguna, ¿por qué miles de personas entablan, año tras año, una batalla colosal?

 

Si alguien se asomara a la ventana ese día, observaría a un magnífico ejército de 15.000 personas dispuestas a llegar hasta el final. Hombres y mujeres, de cualquier edad, visten sus coloridos trajes de combate con orgullo y determinación para conseguir su victoria: finalizar el Maratón. Saben que miles de ellos caerán, pero eso no les detendrá.

 

Los guerreros han preparado la carrera durante meses, sacrificando su descanso y su familia por este único objetivo. A algunos las lesiones les han respetado, y con otros se han cebado constantemente. Sus cuerpos han sufrido el frío, el viento y la lluvia, y sus rostros han reflejado en muchas ocasiones el agotamiento.

 

Pero todos están allí, y han preparado cuidadosamente la batalla. Han comido bien, han bebido mucho, y han tratado de dormir acunando sus nervios.

 

Cada uno tiene sus motivos, y todos son magníficos: Hay quien quiere probarse a sí mismo, quien recuerda a un ser querido, o quien cumple una promesa. Es la energía del guerrero.

 

Pero ahora sus familias ya no esperan sus noticias. Se encuentran apostadas en cualquier recodo del camino, y también recorren largas distancias sólo para lanzarles gritos de ánimo y victoria. Ellos también hacen su carrera con un único objetivo: brindar al guerrero la oportunidad de emocionarse en la batalla y resurgir de sus cenizas, durante unos metros, con nuevas fuerzas.

 

El guerrero sabe que, durante la Maratón, vivirá una nueva vida de 42 kilómetros y 195 metros. Una vida dura, marcada, como su propia vida, por el tiempo y el espacio. Una vida dentro de la vida.

 

Durante 3, 4, 5 ó 6 horas, recorrerá un camino que, a pesar del recorrido oficial, nunca sabrá a dónde puede conducirle. Recorrerá el sendero, hará nuevos amigos y se emocionará con su familia. Pero también, en íntima soledad, cada metro pondrá a prueba su determinación y constancia, y le estará esperando para traicionarle en cuanto baje la guardia.

 

Pero perseverará, se esforzará, sufrirá, llorará. Desconfiará de sí mismo, de su preparación y de sus fuerzas. Y mirará dentro de sí para encontrarse, para decirse que él puede, que él quiere, y que nada lo detendrá. Que no es más que los demás guerreros, pero nunca menos. Y entonces escuchará gritos, sentirá aplausos, escuchará su nombre, leerá pancartas, y verá las caras de sus seres queridos. Allí están, como siempre estuvieron:

 

¡Ánimo!

¡Ya lo tienes!

¡Venga, venga!

¡Bravo!

 

Y el guerrero mirará hacia la cima y sabrá, por fin, que su destino es la victoria. No importa cuánto quede, no importa lo que duela. Alcanzará su meta alzando sus brazos y, simplemente, será feliz.

 

Por eso ha luchado: para tener una vida dentro de la vida.

LA CONSPIRACIÓN

Escrito por piensoyexisto 10-02-2010 en General. Comentarios (4)

 

 

(Por "El Dedo en el Ojo")

 

 

Cuando aún tenemos en nuestras retinas aquellos pasajes del NO-DO donde Franco arengaba a las entregadas –y obligadas- masas a enfrentarse a las “hordas judeomásónicas” que amenazaban a la Cristiandad, nos desayunamos con imágenes análogas antojándose tan ridículas la bravatas del Dictador Generalísimo como las que en estos días hemos venido oyendo a destacados miembros del Socialismo Nacional –que no Nacionalsocialismo.

 

Todo se enmarca -ya a nadie se le escapa- en una cortina de humo en la que se pretende sumir al ciudadano de a pie, a fin que se enzarce en estériles debates sobre la certeza y verosimilitud de tales “confabulaciones”, trasladando el foco y la lupa de aumento de los asuntos que verdaderamente nos importan.

 

Sin ánimo de convertirme en gurú o profeta de nada, presumo que los próximos días la prensa nos instará a alinearnos a favor o en contra de la de consabida “maligna asociación anti-zapateril” ,obviando que lo fundamental es el combate del desempleo, que alcanza cotas muy preocupantes, de la situación crítica (de crisis) que asola nuestro país, y lo más grave, a mi juicio: la falta de solvencia del Gobierno –y de los gobiernos autonómicos y locales- para afrontar y paliar el escenario económico en el que vivimos.

 

No me resisto en este punto a realizar una reducción al absurdo, y me explico: aceptaré dialécticamente que existe tal insidiosa maquinación denunciada por ZP y auspiciada por sus aventajados voceros Blanco y Pajín (sin oficio ni beneficio conocidos), y asumiré –no sin cierta sensación de ridículo- que la situación es positiva, que los brotes verdes son secuollas, que la situación económica es razonablemente buena y que la perniciosa percepción de la realidad no es sino unos cantos de sirena de cicateros desalmados cuya única misión vital no es otra que la desacreditar a la magnífica política económica de ZP, que Dios –o la Alianza de Civilizacione- tenga en su Gloria.

 

Pues bien, así las cosas resulta que los mayores artífices de la situación no son la COPE (que no es Santo de mi devoción), ni ELÑ Mundo, ni determinados lobbies; sino que se llaman Joaquín Almunia (alto dirigente del PSOE y candidato pro tal Partido a pasadas Elecciones), Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Gobernador a la sazón del Banco de España, con el dudoso honor de haber sido el primero nombrado sin el consenso de la Oposición), la Bolsa de Madrid... y una pléyade –cual mesnadas del Cid- de personas y Organismos nada sospechosos de acreditar una ”enemistad manifiesta” con el partido Socialista o con sus líderes.

 

En esta espiral sin sentido en que se encuentra, el Gobierno ha enviado a sus “talentos” -sin talante – más destacados a lanzar balones fuera cual centrales de un equipo modesto asediado en el Bernabéu.

 

Y sin dejar el símil futbolístico, parece el Gobierno más afanado en “perder tiempo” esperando el final del partido y que escampe, que a planificar convenientemente la táctica y disposición de sus jugadores para encarar las acometidas del rival.

 

El problema será que cuando el árbitro pite por tercera vez indicando el ocaso del encuentro, pues quizá la situación de desempleo no la salve ni el repunte cíclico alcista de la economía ni las ayudas externas que, como a Grecia, podrían llegarnos de la Unión.

 

Excelso Gobierno el nuestro...

 

Por cierto, ¿alguien se acuerda de aquellas palabras “Merecemos un Gobierno que no nos mienta”?, Rubalcaba dixit.

 

 

En fin, creo que mañana comeré faisán.

 

 

Fdo. El dedo en el ojo.

SIMBIONTES

Escrito por piensoyexisto 01-02-2010 en General. Comentarios (14)

 

 

 

La Simbiosis es la estrecha relación entre organismos de diferentes especies. A los organismos involucrados se les denomina simbiontes.

 

En función de la relación entre simbiontes, la simbiosis puede clasificarse como:

  • Parasitismo, cuando la asociación es desventajosa o destructiva para alguno de los miembros;
  • Mutualismo cuando la asociación es ventajosa y necesaria para ambos;
  • Comensalismo, cuando un miembro de la asociación se beneficia mientras que el otro no se ve afectado.

 

¡Qué difícil es sustraerse a la comparación! Ahora mismo levanto la mano en clase y afirmo que yo conozco a diferentes organismos simbiontes, especialmente de esos que perjudican a una especie.

 

1. PARÁSITISMO: El linaje, estirpe o casta política.

 

La sociedad española mantiene una asociación absolutamente desventajosa y destructiva con los actuales políticos. A cambio de puestos, retribuciones y prebendas, adoptan acuerdos y decisiones que configuran una sociedad cada vez más inculta, con mayor desempleo y económicamente más pobre.

 

Lo bueno del parasitismo, para el simbionte o parásito que saca ventaja o destruye poco a poco a la sociedad española, es que se muestra ajeno a toda ética o moral, de tal manera que su única misión será alcanzar su objetivo de ventaja exclusiva.

 

Leire Pajín, Secretaria de Organización del PSOE, o Bibiana Aído, Ministra de Igualdad, ambas sin oficio ni beneficio conocidos fuera de la política, y ambas con amplio linaje simbionte, constituyen un ejemplo de perjuicio para la sociedad española, tanto moral como económicamente.

 

Leire Pajín percibiría retribuciones por tres cargos diferentes: Senadora, Ex-Secretaria de Estado de Cooperación Internacional y Secretaria de Organización del PSOE. En total, con 32 años y sin experiencia laboral, se embolsaría cerca de 20.000 euros mensuales, más de 3,3 millones de las antiguas pesetas.[1]

 

La indemnización mensual que cobra como ex-Secretaria de Estado es compatible con cualquier otra remuneración pública, un privilegio vedado al resto de los ciudadanos, que no pueden recibir más de un sueldo de la Administración. De ahí que Pajín puede sumar a sus haberes mensuales otros 5.500 euros como senadora por la Comunidad Valenciana. Además, y pese a que tiene su residencia en Madrid, cobrará los 1.823 euros mensuales en concepto de gastos de manutención y alojamiento que, en teoría, están reservados para los senadores de circunscripciones electorales distintas a la de Madrid. En el caso de Pajín, esos gastos exentos de tributación no se corresponden con la realidad, puesto que vive en la capital de España, por lo que sólo debería percibir 870 euros mensuales.

 

Hay que recordar que el salario como Secretaria de Organización del PSOE, abonado por el partido, procede en su mayor parte de fondos públicos, pues la financiación de los partidos políticos depende, fundamentalmente, de las arcas del Estado.

 

Ante la alarma social, ya que implicaría que Dª. Leire trabaja en tres turnos de 8 horas diarios (por tanto, no dormiría), Pajín ha declarado en los últimos días que ella no va a cobrar uno de los sueldos (el del PSOE), y se limitará a cobrar el de Senadora, obviando que, además, cobrará durante dos años la retribución como Ex–Secretaria de Estado. Puesto que el PSOE se ahorraría el sueldo de Pajín, ¿devolverá su importe anual a los españoles que los subvencionan?

 

Mantiene Pajín que «su compromiso con la política nada tiene que ver con el enriquecimiento personal». Este es un claro ejemplo de cómo el organismo parasitario se introduce en el simbionte, al que va depredando desde dentro poco a poco a través de la demagogia y el supuesto altruismo: "Llegué a la política desde el convencimiento de que otro mundo era posible si todos nos comprometíamos a cambiarlo y si todos, desde nuestras respectivas responsabilidades, ciudadanas, sociales y políticas, contribuíamos a hacerlo. Por eso mi compromiso político responde a mis convicciones y la responsabilidad que mis compañeros y compañeras me han otorgado en cada momento, lejos de ningún otro interés".

 

Si otro mundo es posible, si realmente hay que cambiarlo, y si hay que contribuir a hacerlo, lo mejor es dar ejemplo: Nada de tres sueldos. Y tampoco nada de dos sueldos cuando no se está realizando trabajo alguno por ello. Si ya no es Secretaria de Estado, lo más honesto con sus convicciones (“otro mundo es posible”) es renunciar a dicha retribución. Con ello, todos los ciudadanos nos ahorraríamos pagar por un servicio que no recibimos de ella. Además, solo debe percibir un sueldo completo quien realiza el trabajo correspondiente durante una jornada laboral completa.

 

Este ejemplo resulta extensible a todos los políticos de los diferentes partidos, todos ellos organismos parasitarios que, en ocasiones, aglutinan retribuciones y prebendas oficiales, que se aseguran el futuro en Fundaciones y Observatorios tras dejar la política, y a los que los ciudadanos tenemos que pagar tras abandonar la política,[2] o complementar hasta alcanzar la pensión máxima de jubilación aunque ellos, con su trayectoria profesional, no la alcancen[3].

 

En realidad, y tras estos ejemplos, los políticos serían un caso de endosimbiosis, ya que el simbiótico (el político) vive en el espacio intracelular del anfitrión (en el Congreso o en el Senado, la parte más interna de nuestro sistema democrático).

 

Pero otro caso lo encontramos en la Casa Real. Su presupuesto se situará en 2010 en 8,9 millones de euros (1.480 millones de ptas.), lo mismo que el año pasado.

 

La Constitución, en su artículo 65, dispone que el Rey percibe, de los Presupuestos Generales del Estado, una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y que distribuye libremente la misma.

 

Se trata de un presupuesto que el Rey puede utilizar libremente y sin sometimiento a fiscalización alguna, para sus propios gastos. Por cuenta de los contribuyentes, y adicionalmente a dicho presupuesto, corren todos los gastos derivados de la actividad representativa del mismo (viajes, asistencia a congresos, comidas, vestuario, etc.), así como de la Reina y demás miembros de la Casa Real.

 

De nuevo, uno de los simbiontes saca una enorme ventaja del otro (la sociedad española), en este caso por disposición constitucional y derecho hereditario, pues por ese presupuesto destinado en exclusiva a sus gastos propios, los ciudadanos no reciben absolutamente nada, sino que pierden dinero sin otra  alternativa constitucional.

 

2. MUTUALISMO: Es una interacción biológica entre individuos de diferentes especies, en donde ambos se benefician y mejoran su aptitud biológica. Las acciones similares que ocurren entre miembros de la misma especie se llaman cooperación.

 

Dos organismos simbiontes se beneficiarían a través del intercambio de recursos y servicios.

 

Un claro ejemplo lo encontramos en las relaciones entre los partidos políticos y muchos periodistas. E, incluso, entre los partidos políticos y las entidades financieras.

 

Acciones como la condonación de deudas a partidos políticos, como la multimillonaria de la Caixa al PSOE, ponen de relieve que ambos mutualistas obtendrían, presuntamente un beneficio. Aunque, para ser sinceros, este ejemplo también pondría de manifiesto la existencia de parasitismo o depredación, en este caso por parte del PSOE, quien a través de la fórmula de la condonación no tendría que pagar los impuestos de una donación (el 40% de la cantidad donada), con lo que todos los españoles nos veríamos privados de recursos públicos, mientras que se nos suben los impuestos de manera generalizada. ¿Podríamos estar ante una financiación ilegal de partidos políticos.

 

Por otra parte, miles de periodistas carentes de objetividad, que no persiguen encontrar exclusivas, sino obtener exclusivas al amparo del poder, o desarrollar su carrera profesional y llenar sus bolsillos en cadenas públicas o privadas, se constituyen en voceros de sus dueños y sus medios, carentes de profesionalidad. Opinadores del poder y esclavos del mismo, no proporcionan información, sino juicios de valor al servicio de los intereses de quienes les pagan.

 

Entre ellos organizan sus entrevistas, sus ponencias y congresos bien pagados, sus agencias de comunicación comunes a través de las cuales cobran sus retribuciones adicionales a costa de los presupuestos públicos que organizan los eventos, o de las contribuciones privadas de entidades que también persiguen el beneficio del poder.

 

Los periodistas, sus agencias y medios de comunicación, constituirían un supuesto de ectosimbiosis, ya que el simbiótico vive sobre el cuerpo –en el exterior- del organismo anfitrión (la sociedad), de quien se aprovecha para sobrevivir o mejorar sus condiciones de existencia.

 

Llegados a este punto, y ante la presencia generalizada de organismos simbiontes en forma mutualista y parasitaria, solo nos queda utilizar una desparasitante adecuado que permita eliminarlos de la sociedad en la forma en que actualmente están presentes.

 

Buscaremos en el supermercado un poco de Ética, Justicia y Democracia, y haremos una mezcla pura de tales sustancias para impregnar con ellas a los organismos simbiontes. Para ello, deberemos acercarnos lo suficiente a través de la movilización social, y rociarles con los principios y valores de la esencia democrática hasta que, finalmente, desaparezcan en su actual estado.

 

Nos vemos en el super.



[1] Pajín se beneficia de una Ley aprobada en 1980 para blindar económicamente a los ministros y presidentes de órganos constitucionales (Congreso, Senado, Tribunal Constitucional, Consejo de Estado...) cuando abandonan el cargo. Durante los dos años posteriores a su cese, esos ex altos cargos tienen derecho a percibir el 80% de su salario en concepto de indemnización. En 2001, el Gobierno de José María Aznar extendió esa prebenda a los secretarios de Estado, y cuando Pajín renunció a la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional, en julio de 2008, comenzó a percibir una retribución de casi 7.000 euros mensuales. Esa pensión indemnizatoria representa el 80% del salario íntegro de un secretario de Estado, que actualmente se eleva a 103.000 euros anuales, repartidos entre el sueldo, los complementos específico, de destino y de productividad, y dos pagas extras. 

 

 

[2] Los parlamentarios que no vuelvan a presentarse a las elecciones generales o no consigan un escaño percibirán una indemnización equivalente a una mensualidad de la asignación constitucional por cada año que hayan conservado sus escaños, con un límite de 24 pagas. Estos pagos se recogen en el artículo 13 del Reglamento de pensiones del 11 de julio de 2006, y que según calcularon entonces los servicios de las Cortes pueden suponer una media de 23.360 euros para cada diputado o senador que cese en su actividad. Otra ventaja para los ex parlamentarios mayores de 55 años que carezcan de una "actividad profesional o laboral permanente por cuenta propia o ajena" consiste en que el Parlamento les mantendrá en situación de alta en la Seguridad Social hasta que completen el periodo necesario para lograr pensión de jubilación, aportación que podría alcanzar los 10.000 euros anuales por cada uno de ellos.

[3] Los parlamentarios que se jubilen podrán recibir una ayuda para compensar a aquellos que no cobrarían la pensión máxima pese a haber cotizado para ello mientras tenían esta condición. En estos casos, las Cortes Generales abonarán la diferencia para que puedan obtener la pensión máxima, que percibirán en su totalidad si han sido parlamentarios más de 11 años, el 90% si han ocupado escaño entre nueve y once años, y el 80% si han permanecido en las Cortes entre siete y nueve años.

 

NO VOY A LUCHAR POR TI

Escrito por piensoyexisto 25-11-2009 en General. Comentarios (3)

 

 

 

 

Puedes mirarme de frente,

Fingir que no me ves,

Que no me utilizas,

Que no me abandonas.

 

Y, sin embargo,

No puedes decir que me ves,

Que me utilizas,

Que me abandonas.

 

No voy a luchar por ti.

 

¿Qué ves cuando me miras?

¿Un necio? ¿Un idiota?

 

¿Es porque soy yo

Quien grita sin tu voz?

¿Es porque soy yo

Quien mira sin tus ojos?

¿Es porque soy yo

Quien vela tus silencios?

 

Ya no voy a gritar por ti.

Ya no voy a mirar por ti.

Ya no voy a velar por ti.

 

Recoge tu voz, tus ojos,

Y guarda siempre silencio.

Entiendo tu impostura,

Tu deseo de enfrentar

Las realidades de hogaño,

El refugio en tu familia

Y la renuncia a esbozar

Alas de seda con las manos.

 

Pero yo no voy a narrar por ti,

No voy a pintar por ti

Y no te daré refugio.

 

¿Ves la luz en tus hijos?

¿Ves la brisa en tu mujer?

¿Ves la llama en tus amigos?

 

Ya no voy a retrasar la noche,

Ni a preservar el céfiro,

Ni a contener el agua,

Ni a sostener tus sueños.

 

Y, sin embargo,

Si decides mirar,

Si quieres gritar,

Si vas a velar

Y a esconder el silencio,

No voy a luchar por ti,

Pero estaré en tu viento.

VALIA MERINO NO ES DIOS

Escrito por piensoyexisto 17-11-2009 en General. Comentarios (7)

 

 

Después de muchas investigaciones, he llegado a una clarificadora conclusión: Valia Merino Vallina no es Dios. Su palabra no es palabra de Dios, y sus actos se parecen más bien a los de un simple e incómodo mortal.

 

Para aclararme, he tenido que realizar una comparación entre Valia Merino y la representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia defiende a ultranza la gran diferencia con los demás partidos políticos, y afirma en un Consejo Político que, si se votan listas abiertas para la elección de miembros del Consejo de Dirección del partido, dejará de manifestarse como Dios y se marcharía.

 

      Valia Merino siempre ha sido elegido directamente por los afiliados y proclama las listas abiertas como fórmula de elección de los órganos internos del partido.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia tiene, como hijos predilectos, a las personas más odiadas por los afiliados por poner en práctica técnicas noenazis que vulneran la libertad de expresión y el derecho de reunión.

     

      Valia Merino se reúne con quien le da la gana y fomenta la discusión y la legítima discrepancia interna en cualquier momento y lugar que los afiliados estimen pertinente.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia decide cuál debe ser el modelo de Estado, y se pronuncia a favor del federalismo, cambiando unilateralmente el criterio que atrajo a los afiliados al partido. Y también se pronuncia abiertamente a favor de una Ley de plazos del aborto, porque es mejor no molestar a los afiliados con consultas y debates internos sobre este tema, pues Dios debe decidir sobre los asuntos que afectan a la moral de todos.

     

      Valia Merino tiene sus propias opiniones al respecto, pero el muy tonto consultaría a los afiliados sobre temas de tanta relevancia. No cabe duda que no sabe cuál es la Verdad.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia recibe en mano las quejas de sus afiliados, pero decide no sólo no contestarlas, sino darlas por no recibidas porque, en su reino, todo debe pasar por el Registro. Y si a las personas valiosas no les gusta, lo mejor que pueden hacer es marcharse, ya que, en caso contrario, serán convenientemente expedientadas.

 

      Valia Merino escucha las reclamaciones de todos y se mueve con diligencia para averiguar cuáles son todos los puntos de vista, sin rehuir nunca la toma de decisiones e intentando atraer y mantener a toda persona valiosa.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia, cuando le presentan una solicitud de apertura de expediente disciplinario a un miembro de su dirección debidamente “pasada” por Registro, afirma que nunca se ha recibido nada.

 

      El pobre mortal de Valia Merino, como bárbaro que es, dimitiría si alguien le   coge en una mentira, averiguaría qué ha pasado con ese escrito de no saberlo, y cortaría cabezas a diestro y siniestro entre los implicados en el fraude a los afiliados. Un auténtico monstruo.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia entiende que la limpieza democrática permite que en las mesas electorales, recepcionando los votos de los afiliados y efectuando su recuento, estén las mismas personas que figuran en las listas de elegibles.

 

      A Valia Merino, ese pobre hombre, se le rasgan las vestiduras sólo de pensar que quien le recoge el voto y luego lo recuenta es también quien puede ser elegido. Sin duda, ese pecador no cree en la bondad intrínseca de las personas y debería ser expulsado.

 

  1. La representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia se publicita con su presencia permanente en los medios internos del partido, antes y durante la campaña electoral, incluyendo los blog de Dios, de San Carlos y de San Marcos.

 

      Y ese desecho humano que es Valia Merino aspira a que todos los candidatos tengan las mismas opciones de publicidad ante los afiliados. ¿No sabrá que en las alturas no pueden estar más que los elegidos por la Divinidad?

 

Concluyo, por tanto, que Valia Merino nunca ha sido Dios. Que sus seguidores no son santos, porque se hacen preguntas entre ellos e, incluso, discuten con él. Que las ideas locas que representa son propias del Diablo, y que la única verdad la ostenta la representación de Dios en Unión, Progreso y Democracia.

 

Por ello, y como súbdito que soy, seguiré a mi Dios haga lo que haga, no discutiré sus actuaciones porque gozan de presunción de veracidad  “iuris et de iure” (pues están inspiradas por su divinidad y, por extensión, no admiten nunca prueba en contrario), y me pegaré lo más posible al trasero de Dios, porque estoy seguro que Valia Merino no tiene culo o, si lo tiene, hasta se tirará pedos sin fragancia divina.

 

Ya puedo ir a votar.